CAPÍTULO 1: LOS EFECTOS DE LAS SENTENCIAS DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL EN LAS LEYES APROBADAS POR EL PARLAMENT DE CATALUÑA

¿Cuántas leyes catalanas ha suspendido o anulado el Tribunal Constitucional? ¿Cuáles son y cómo han quedado una vez descabezadas por este alto tribunal? ¿Cómo funciona el TC y hasta donde llegan sus competencias? ¿Como quedó el Estatuto de Cataluña de 2006 después de que el Tribunal pasara la tijera? Estas son algunas de las preguntas a las que desde Canal República queremos dar respuesta. Lo haremos a través de una cuidadosa e imparcial revisión jurídica con el objetivo de que nuestros lectores tengan toda la información posible en esta materia.

Este es el primer artículo de una serie de capítulos donde os iremos dando un montón de argumentos para el debate. Os explicamos cómo funciona y cuáles son las competencias del TC.

190218_Tribunal Constitucional

El Tribunal Constitucional es un órgano cuya principal función consiste en comprobar que las leyes que se aprueban en España, tanto estatales como autonómicas, no contradigan ninguno de los artículos de la Constitución Española.

Hay que tener presente que aunque el Tribunal Constitucional está formado por magistrados y dicta sentencias, no se considera integrado dentro del poder judicial. Es una figura sui generis que tiene el título de máximo intérprete de la Constitución.

Puesto que el TC tiene en sus manos la potestad de decidir si una ley aprobada por el Parlamento correspondiente puede producir sus efectos o no (en función de si es adecuada o contraria a la Constitución), se ha previsto que sea un órgano totalmente independiente de los tres poderes del Estado: poder legislativo, poder ejecutivo y poder judicial.

Sin embargo, si tenemos en cuenta cómo son elegidos sus miembros, esta independencia se tambalea; de los 12 miembros que tiene, 4 magistrados son elegidos a propuesta del Congreso de los Diputados, 4 a propuesta del Senado, 2 a propuesta del gobierno, y 2 a propuesta del Consejo General del Poder General. Este último es el órgano de control interno del poder judicial y está formado por 20 miembros, 10 de los cuales son elegidos por el Congreso y 10 para el Senado.

Dicho esto, dentro de las funciones del Tribunal Constitucional nos interesa destacar el recurso de inconstitucionalidad, y especialmente los efectos de las sentencias dictadas en este tipo de recurso.

Como norma general, las leyes entran en vigor, y por tanto producen sus efectos, una vez publicadas en el boletín oficial correspondiente. Y, también como norma general, el hecho de que se interponga un recurso de inconstitucionalidad contra una ley y el Tribunal Constitucional lo admita a trámite, no implica que esta ley se suspenda, es decir, no implica que deje de producir efectos hasta que se resuelva el recurso de inconstitucionalidad.

Ahora bien, si quien interpone el recurso de inconstitucionalidad es el Gobierno del Estado, mediante su Presidente, y lo hace contra una ley autonómica, éste sólo debe invocar el artículo 161.2 de la Constitución Española y solicitar la suspensión. Esta suspensión se produce de manera automática. Pero entonces ¿hasta cuándo queda suspendida la ley? Pues eso lo tendrá que decidir el propio Tribunal Constitucional en un plazo de 5 meses, ya que en este tiempo:

  • o ratifica la suspensión, lo que implica que la ley deja de producir efectos hasta que el Tribunal dicte Sentencia sobre el recurso de inconstitucionalidad, cuando se aplicará o no de acuerdo con lo que diga la sentencia.
  • o levanta la suspensión, lo que implica que la ley producirá sus efectos hasta que el Tribunal dicte Sentencia sobre dicho recurso y, tal como decíamos antes, se aplicará o no de acuerdo con lo que dicha sentencia diga.

En todo caso, esté o no suspendida la ley, el Tribunal Constitucional dictará sentencia una vez cumplidos todos los trámites con uno de los siguientes pronunciamientos:

  1. Declarando que la ley se adecua a la Constitución, por lo que se continuará aplicando tal como se aprobó en el Parlamento correspondiente.
  2. Declarando que la ley es inconstitucional, lo que significa que la ley es nula por ser contraria a la Constitución y no se puede aplicar. Aunque la ley haya sido aprobada por un Parlamento, no puede producir ningún efecto, desaparece.
  3. Como las leyes están formadas por artículos es posible, y de hecho se da en muchas ocasiones, que el Tribunal Constitucional se pronuncie estimando parcialmente el recurso de inconstitucionalidad; por lo tanto, aquella ley será válida en parte, pero en cuanto a la parte que se haya declarado inconstitucional, será nula y no se podrá aplicar.
  4. Y finalmente, el Tribunal Constitucional a veces declara la constitucionalidad de la ley, o de algunos de sus artículos, siempre que se interpreten de acuerdo con lo que dice la sentencia. En el caso del Estatuto de Autonomía catalán de 2006, por ejemplo, buena parte de sus artículos se han dado por buenos siempre que se interpreten en el sentido que dice la sentencia.

Quién regula el Tribunal Constitucional?

El Tribunal Constitucional se regula por la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional 2/1979, de 3 d’octubre.

En el próximo capítulo os explicaremos cuáles han sido las consecuencias de la intervención del Tribunal Constitucional en el Estatut d’Autonomia de Catalunya del 2006.

 

Please follow and like us: