L'Altaveu

Historia de una nueva republicana

Encara no segueixes @CanalRepública a twitter?

Per @MaríaCabello, presidenta de @NousRepublicans

El 11S asistí con ilusión a mi primera Diada, en la cuál me emocioné mucho y una vez más sentí que formaba parte de un pueblo extraordinario y que nuestra lucha merecía la pena.

Hace casi un año era unionista. Hija y nieta de migrantes andaluces que llegaron a Catalunya buscando un mejor futuro que en su tierra no veían. Su llegada a Barcelona no fue un camino de rosas pero les ayudaron mucho. Contando que mi padre apenas sabía leer y escribir lo básico y mi madre ni eso, consiguieron trabajos dignos. Nunca sintieron el deseo de volver a sus orígenes. Mi padre decía que no se le había perdido nada en el pueblo y mi madre siempre me decía que tu hogar no está donde naces, sino donde te brindan la posibilidad de crecer.

Os explico esto para que entendáis que se puede vivir en Catalunya y no sentirse catalana sin sentirse también española.

Crecí en l’Hospitalet de Llobregat, zona de andaluces, extremeños, gallegos… y pocos de raíces catalanes. Mi mundo giraba en torno al colegio de habla castellana, música flamenca, procesiones, el Rocío, paellas, migas, la bota de vino, la petanca…. os explico esto para que entendáis que se puede vivir en Catalunya y no sentirse catalana sin sentirse también española.

En mi casa, se veía tv española, ningún canal catalán, básicamente porque en mi familia nadie lo hablaba y apenas lo entendían. Aprendí catalán a los 14 años cuando fui a estudiar a Barcelona ciudad. En 2 años ya lo dominaba bien pero no empecé a utilizarlo a diario, por trabajo, hasta casi los 30 años. Sólo lo hablaba en contadas ocasiones, la mayoría de las veces por vergüenza a no hacerlo bien y en casa con mi hijo.

Me gustaría que la cultura catalana se filtrara en todas esas ciudades sin que la gente tuviese que salir a conocerla, que formara parte de la vida de todos para que no les pase como a mi.

Este último año he visto los Castellers, he descubierto la ratafia, he ido a mi primera manifestación por la independencia y la libertat de los presos políticos, he aprendido el himno y alguna canción catalana, he hecho entrevistas, asistido a charlas, debates, incluso participé en el “I Congrés de piulaires per la República”, veo algún programa de tv3 y 324 e intento leer más en catalán. El 11S asistí con ilusión a mi primera Diada, en la cuál me emocioné mucho y una vez más sentí que formaba parte de un pueblo extraordinario y que nuestra lucha merecía la pena. Me gustaría que la cultura catalana se filtrara en todas esas ciudades sin que la gente tuviese que salir a conocerla, que formara parte de la vida de todos para que no les pase como a mi.

Hasta el 1O yo había votado PSC y tras el 15M a Podemos por el bonito lema “Sí se puede” que fue un decepcionante “No se pudo”. Aburrida de tanta promesa de cambio que nada cambiaba, pasé a ser una equidistante, a mi me gusta llamarme “pasota”. Dejé de interesarme por la política y por lo que pasaba fuera de mi ámbito familiar o profesional.

Quede constancia que siempre he respetado los resultados de las mayorías aunque no me gustasen, si bien no he estado muy integrada en la Catalunya más profunda, siempre he defendido su lengua, sus costumbres y su existencia diferenciada de la española y jamás he tenido ningún problema comunicándome en castellano, ni nadie ha coartado mi libertad en cuanto a costumbres o creencias. Siempre he respetado y he recibido lo mismo.

El 17A día de los atentados en las ramblas, ávida de información entré a twitter, hacía tiempo que lo tenía abierto pero no lo utilizaba y pensé que podría seguir la información que dieran los mossos y el govern más directamente. Lo primero que me sorprendió es la capacidad que tuvieron para tranquilizarnos, dándonos información casi al minuto, solicitando ayuda ciudadana cuando fue precisa y lo rápido que se controló todo. Me sentí protegida y orgullosa de ellos.

Puede parecer absurdo, pero a partir de ese día empecé a conocer a una parte del pueblo catalán que desconocía. Empecé a leer tuits sobre la independencia, toda la historia del porqué estaban en el punto de querer separarse. Encontré un movimiento que defendía la libertad, el derecho a decidir. Un movimiento que buscaba tener su propio estado, republicano, en el que empezar de cero, con una Constitución que yo podría votar, unas leyes nuevas, más transparencia, control de la corrupción, mejoras sociales, educación, sanidad, pensiones, etc…y lo que es muy importante, con la colaboración ciudadana. Me motivó mucho el proyecto.

Los discursos prepotentes de Rajoy y su equipo, asegurando que no habría referéndum, ni urnas, ni papeletas, me hizo rebelarme y decidí ir a votar.

En el lado contrario sólo leía insultos y la defensa de la unidad de una España corrupta, endeudada hasta las cejas, que anteponía la deuda al bienestar de su población, que habían vaciado la bolsa de las pensiones, reducido presupuestos sociales y sueldos, paro, aumento de contratos precarios, rescate de autopistas y bancos, una monarquía que gana en un año lo que yo no ganaré en mi vida, nombramientos a dedo en el poder judicial, cambios extraños, muertes, destrucción de pruebas, engaños, másters dudosos, etc…

No soporto las injusticias, ni que me quiten mis derechos, si lo que ha pasado en el lado independentista hubiese sido en el unionista por cualquier otra causa, los defendería a capa y espada, porque ante todo soy demócrata y partiendo de esa base, escogería el color que quiero defender, pero sin perder la democracia por el camino. Los discursos prepotentes de Rajoy y su equipo, asegurando que no habría referéndum, ni urnas, ni papeletas, me hizo rebelarme y decidí ir a votar.

El día 1 de Octubre, a las 5 de la mañana fui a mi colegio electoral a defenderlo. No importaba si votaba si o no, importaba el poder hacerlo, eso defendía. Es muy difícil plasmar los sentimientos de ese día en un  papel, sentí tantas cosas! Unidad, compañerismo, bondad, protección, igualdad, complicidad, risas, llantos, humanidad y sobre todo, inteligencia, fortaleza, determinación y orgullo. Me enamoré de la gente de mi pueblo y cuando pude votar, voté SI.

Pero vi algo más, lo que me llegó al alma y se me quedó grabado en el corazón, ví un pueblo valiente, unido, luchador y sin miedo.

Al llegar y ver las imágenes de los ataques en otros colegios no pude más que echarme a llorar. Me parecía surrealista que en mi país, ese que yo creía democrático, se golpearan sin piedad a las personas indefensas que querían votar, sin distinción de edad, sexo ni condición física. Vi mujeres arrastradas de los pelos, manoseadas, golpeadas, humilladas, hombres pateados, tirados como si de sacos  de patatas se tratasen, golpes no con el deseo de abrirse paso para secuestrar lo que parecían ser unas peligrosas urnas sino dados con mucho odio y saña, ancianos empujados, gente llorando herida…. Pero vi algo más, lo que me llegó al alma y se me quedó grabado en el corazón, ví un pueblo valiente, unido, luchador y sin miedo. Ese día supe que habíamos ganado, pasase lo que pasase después. Me sentí tan orgullosa de ellos, que me comprometí con el proyecto definitivamente, ayudaría como pudiese a conseguir la República Catalana.

El 3O fue otro día memorable, imágenes que quedan en la retina y que ni el tiempo, ni la represión podrán hacerme olvidar.

El 10O se proclama la independencia de Catalunya en forma de República, llantos, emoción y alegría que duró pocos segundos, ya que el President la dejó en suspenso para intentar negociar con el estado español una separación pactada. Consideré que hacía lo correcto aunque me decepcionase, el riesgo parecía era muy alto y la seguridad de tener apoyos muy remota, eso nos daba tiempo. Hoy pienso que fue un error.

Los siguientes meses seguí informándome, busqué mis referentes a los que seguir y un día leí un tuit de Joan Canadell, en el que pedía si había alguna persona que hubiese cambiado de parecer respecto a apoyar a la República en el último año. De ahí surgió @nousrepublicans. Nos preguntó que nos parecería contar nuestra historia en un hilo, el cómo y porqué habíamos decidido votar Si a la República. Y nos pusimos a ello.

Los mensajes de cariño, de recibimiento con los brazos abiertos por parte del pueblo independentista, me pareció de una generosidad abrumante.

El 10 de Enero escribo mi primer hilo y el recibimiento fue… brutal! Yo era novata, tanto que no sabía ni crear un hilo, tuve que preguntar! Que tantas personas te lean, ver que muchos han tenido vivencias parecidas, que han sentido lo mismo que tú y sobre todo, los mensajes de cariño, de recibimiento con los brazos abiertos por parte del pueblo independentista, me pareció de una generosidad abrumante.

https://twitter.com/maria8769/status/951035566115696640?s=21

Muchos nuevos republicanos hicieron el suyo y cada vez éramos más llenando las redes de nuestras vivencias, así que decidimos dar un pasito más por la República e intentar dh1hzqmvqaabsfdacercar nuestras experiencias a las personas que no utilizan twitter. Así que tras un Verkami y muchas horas de trabajo, en apenas dos meses, salió a la luz nuestro libro “La República de los no independentistas”. Un libro lleno de sentimientos, de ilusiones, deseos y esperanza.

@NousRepublicans es un grupo transversal, formado por personas de diferentes nacionalidades, edades, sexo e ideologías política, a las que nos une un sólo objetivo común, conseguir la República Catalana independiente. Todos tenemos nuestra propia vivencia plasmada en el libro, como cambió nuestro apoyo a la República y qué esperamos o cómo queremos que sea nuestro país. Un libro original en formato, que es una recopilación de los hilos de los autores tal y como los escribimos en twitter, incluidas las faltas de ortografía, y una carta manuscrita de una persona mayor, el Sr. Adrián, que fue el que inspiró a Joan Canadell a publicar su tuit y posteriormente, a la aparición de nuestro movimiento.

Uno de nuestros objetivos principales es explicar nuestras vivencias en zonas unionistas e intentar dar nuestro punto de vista a los que tienen dudas o miedo, no pretendemos convencer a nadie, sino acercarles nuevas vías de información para que puedan decidir libremente.

A fecha de hoy estamos acabando de crear la Associació Nous Republicans, sin ánimo de lucro y todos los beneficios de nuestro libro, así como las cuotas de los futuros socios, donaciones o recaudación de cualquier tipo, será destinado a acciones pro República. Uno de nuestros objetivos principales es explicar nuestras vivencias en zonas unionistas e intentar dar nuestro punto de vista a los que tienen dudas o miedo, no pretendemos convencer a nadie, sino acercarles nuevas vías de información para que puedan decidir libremente.

La República es integradora, muchos somos hijos o nietos de migrantes de otras regiones de España, castellanoparlantes, otros son de diversas nacionalidades, italianas, turcas, etc.., otros catalanes de “arrel”, unidos por el deseo de crear un país mejor para todos.

Juntos somos imparables, creed en ello, no hay fuerza que supere a la de un pueblo unido y organizado, ni la de nuestros partidos políticos.

En todo este proceso es cierto que hay cosas que no se han hecho bien, rectificar es de sabios y de los errores se aprende. Para mi lo importante es seguir luchando por lo que crees, no importa las veces que caigamos sino levantarse y seguir. Juntos somos imparables, creed en ello, no hay fuerza que supere a la de un pueblo unido y organizado, ni la de nuestros partidos políticos. A lo largo de estos meses cada vez somos más los catalanes y grupos que nos hemos unido a la causa, @nousrepublicans, @catjoves, @chinosxrep, @latinosxrep, etc.. Aún hay mucho desconocimiento en cierta parte de la sociedad que no están en redes y hay que explicarles a todos, cara a cara y con respeto, nuestra causa y sobre todo, los beneficios de la República No es cuestión de ideología, ni de procedencia o idioma, ni tan siquiera de clase social sino de democracia, derechos y libertades.

Nosotros, el pueblo, todos somos la República Catalana!! No os rindáis nunca y a los que dudáis, hablad con nosotros, venid a nuestras charlas, preguntad sin miedo, los cambios son duros pero merecen la pena si el resultado, es un futuro digno para todos. Y no me cabe duda de que así será.

María Cabello

Presidenta de @NousRepublicans