Cataluña, Español, Opinión, Política (esp)

Unidad estratégica, la llave que nos abre la puerta de la República

¿Aún no sigues a @canalrepublica en Twitter?

Llegir en català

Después de un largo proceso de más de 8 años, la situación política a la que hemos llegado contiene por fin todos los ingredientes para que, en un futuro no muy lejano, Cataluña se convierta en una República plenamente soberana. Sin embargo, también se dan los ingredientes que nos acercan al riesgo de perder esta oportunidad por mucho tiempo. ¿Cuál es pues la clave del éxito? La clave del éxito es la unidad estratégica, totalmente interiorizada y aceptada por la sociedad civil pero que, desgraciadamente, ahora mismo no parece prioritaria para las diferentes formaciones políticas que tienen como objetivo, precisamente, la independencia de nuestro país.

No somos nosotros quienes debemos decir si nuestros representantes políticos deben ir en una lista única o en varias listas, pero sí que nos sentimos llamados a posicionarnos a favor de la unidad estratégica. Es decir, a favor de un proyecto de futuro compartido para nuestro país.

Ni las diferentes visiones, ni las estrategias partidistas, ni las luchas internas no pueden impedir canalizar la voluntad de una mayoría social a favor de la República. Es lícito, de hecho necesario, que los partidos políticos y las entidades sociales soberanistas defiendan modelos de país diferentes, pero siempre manteniendo una unidad estratégica que, recordemos, es la clave del éxito. En contraste, hemos visto como los partidos unionistas (PP, PSOE y C ‘s) tardaban pocas horas en ponerse de acuerdo para aplicar el 155 a nuestras instituciones. Los modelos de país de estas tres formaciones españolas son muy diferentes, pero en cambio tienen muy clara la unidad estratégica en cuanto se trata de defender la integridad territorial del Estado Español.

La sociedad catalana tiene que ser consciente que desde el 2015 y, por primera vez en la historia, (repetimos: ¡por primera vez en la historia!) dispone de un gobierno independentista, y eso es un tesoro que hay que preservar a cualquier precio. La gran mayoría social catalana a favor de la República se hace ya del todo visible a partir del 1 de octubre de 2017 cuando, contra la violencia del Estado Español, defendemos y ganamos por amplia mayoría un referéndum de autodeterminación, proclamamos la República en un Parlamento que tiene el mandato popular, y en las elecciones impuestas del 21 de diciembre de 2017, con una participación del 80%, 2.079.340 votos y 70 escaños revalidan este mandato popular para hacer efectiva la República ya proclamada.

Pero más allá de los votos y los escaños, también los exiliados y los presos políticos -cuatro de ellos en huelga de hambre- interpelan nuestra clase política exigiendo de nuevo unidad estratégica.

Pero ni esta mayoría social, una mayoría que es lo que más incomoda al Estado, ni los exiliados, ni los presos políticos, no encuentran por ahora respuesta. La unidad estratégica que se ha ido debilitando desde los día después de la proclamación de la República, se rompe del todo el 30 de enero, cuando una parte de la clase política decide no investir Carles Puigdemont Presidente de la Generalitat en contra de la opinión del resto de la clase política y de la mayoría social. Desde entonces la unidad no se ha recuperado y, hoy por hoy, no parece que la situación vaya a cambiar pronto.

Es por ello que los firmantes de este artículo pedimos abiertamente a la clase política de nuestro país que recupere de forma inmediata la unidad estratégica para hacer efectivo el mandato que la mayoría social a favor de la República Catalana hace explícito el 1 de Octubre y ratifica el 21 de diciembre. Pedimos también a todos los votantes independentistas que actúen en consecuencia apoyando sólo a los partidos que prioricen esta unidad estratégica y que la conviertan en el eje central de su actuación política en los próximos meses, que pueden ser decisivos y definitivos. Entendemos también que si esta unidad estratégica no se recupera pronto, será necesario que la sociedad civil actúe en conciencia dejando de apoyar, militancia y voto a los partidos que no lo hayan hecho posible.

Unidad de programa

Consideramos que el mandato del 1 de Octubre exige, también, unidad de acción que resulte en decisiones y acciones políticas claras y que tengan como objetivo hacer efectiva la República en un tiempo reducido, en ningún caso superior a la presente legislatura . Por lo tanto, proponemos que se concurra a las próximas elecciones municipales y europeas con, como mínimo, programas que tengan un núcleo común de acción y de estrategia, conscientes de que estos acuerdos sólo deberán ser vigentes el tiempo necesario para hacer efectiva la República y para la negociación de activos con el Reino de España.

Insistimos: estamos en un momento clave de nuestra historia y tenemos todos los ingredientes para ganar. Si se consolida una estrategia unitaria, tendremos muchas oportunidades para convertirnos en plenamente soberanos en los próximos meses o años.

Es el momento de la verdad, sólo la unidad estratégica nos hará ganar. El resto, la división, ya sabemos dónde nos ha llevado.

Joan Canadell, Bernat Deltell, Albert Macià, Ramiro De Porrata-Doria y Rafael Pous

 

 

 

 

Please follow and like us:

2 thoughts on “Unidad estratégica, la llave que nos abre la puerta de la República”

  1. Totalment d’acord. Objectiu comú, prioritari, indiscutible: República Independent de Catalunya. Posar l’accent en tots els beneficis que això comportaria per a TOTS a nivell socials, d’ infraestructures, economia… de decidir i control.lar nosaltres mateixos els nostres nivells i formes de solidaritat amb altres pobles i països. Tenir cura de no centrar-nos en un discurs identitari que resulti excloent per a gent compromesa amb Catalunya, però amb sensibilitat identitària mixta. Aparcar, de moment, els matisos sobre la idea de país que cada grup polític pot tenir .
    Aconseguida la República, convocar eleccions perquè el parlament reflecteixi el pes de cada grup polític en la configuració del país.
    Però ara, sobre tot, unitat, explicar-nos bé i no basar-nos sols en sentiments i idees “identitàries” que allunyin a alguns, que a molts nivells són molt a prop.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *