Español, L'Altaveu

Diciembre 2018: la deuda puede marcar el camino

¿Todavía no sigues a @canalrepublica en Twitter?
Lee todos los artículos Joan Canadell en Canal República.

Llegir en català

 

IMG_20180721_165755Este artículo es la segunda parte del que publiqué la semana pasada en Canal República y que llevaba por título El final del proceso está cerca …. Ha demostrado un alto interés, más de 88.000 lecturas y por eso creo que hay que profundizar más.
Por Joan Canadell


En el artículo explicaba que Merkel ha tenido un papel destacado en la caída de Rajoy como interlocutor incapaz de resolver el proceso catalán, y espera que Sánchez sea astuto para negociar una propuesta aceptable para la mayoría de catalanes.

Este tema de la aceptación de los catalanes es clave, lo han expresado desde la cancillería Alemania y el Presidente Sánchez lo ha repetido esta semana, y es evidente que marcará el final del proceso.

 

Aunque el papel de la UE los días posteriores al 1 de octubre decepcionaron la mayoría de catalanes, esto no quiere decir que todo el mundo aceptara de buena gana lo que vio. Los alemanes apoyaron Rajoy, con reticencias, por la aplicación del 155, pero a cambio exigieron hacer las elecciones el primer día posible, es decir el 21 de diciembre. Al perder Rajoy, Merkel tuvo claro que no era el interlocutor válido, pero no pudo actuar de inmediato para que recordemos que tenía problemas para formar gobierno. Una vez formado, una de las primeras carpetas atender sería la catalana. Esperarían aprobación de presupuestos, sentencia de Gürtel y moción de censura. Sin aspavientos, fue dicho y hecho. Y a partir de ahí, con prisa y sin disimular, establecimiento de negociaciones de Sánchez con Torra para encontrar una solución, y sin renunciar de buenas a primeras al derecho a la autodeterminación.

Pero ¿por qué Merkel (de hecho la UE) tiene tanta prisa? Pues porque al final del año 2018 el BCE dejará de comprar deuda del reino de España, que deberá buscar acreedores en el mercado. Pero ¿qué pasará si los busca con el proceso catalán atascado, sin acuerdo y con una población dispuesta a hacer una huelga general y una parada larga de país?

Que nadie dude que el 3 de octubre fue una clara demostración de lo que somos capaces de hacer.


Pararlo todo no es la prioridad si hay una negociación real con final votado por todo el pueblo de Cataluña, obviamente, pero si es necesario se hará. Si esto ocurriera, la falta de confianza de los mercados en el reino de España sería automática y en consecuencia la prima de riesgo al alza, sin freno … Este escenario sería muy difícil de controlar por parte de la UE y se convertiría en la mayor amenaza sin duda para la Unión. He aquí que los catalanes ahora tenemos más fuerza que nunca para negociar y tendremos que saberla utilizar. De hecho, yo me atrevo a sugerir a todos que ahorre para poder vivir una semana sin sueldo, por si hay que hacerlo por ejemplo durante la primavera del 2019 …

Sánchez es muy consciente de todo esto, pero él también tiene cartas para jugar, como la del miedo, muy efectiva entre la población catalana, los medios de comunicación y en definitiva el poder del Estado. Lo primero que deberá resolver, antes de volver a sentarse a negociar, es la liberación de los presos políticos.

Tras la retirada de la euroorden por parte del juez Llarena no hay otra excusa para que los presos políticos estén ni un día más en prisión. Torra debería poner esta condición para volver a sentarse a negociar …

 

La segunda cosa que debe hacer Sánchez es una propuesta aceptable para la mayoría de catalanes y que no suponga una traición desde el punto de vista del pueblo español. Pensemos que ni el PP ni Ciudadanos aflojarán, y por lo tanto este escenario se convierte casi en imposible. Cualquier propuesta aceptable para llevar a referéndum para que decida el pueblo catalán pasa por un reconocimiento real del derecho a convertirse en un Estado independiente, sea a través de la fórmula que sea.



La única carta que tiene Sánchez es que los sectores de los partidos independentistas principales que defienden postulados débiles terminen proponiendo salidas del tipo federalista dentro del Estado español (revisables en 10-20 años, por ejemplo).

 

En este caso, el MHP Torra debería dejar claro que no es aceptable. La única manera que tiene de hacerlo es que los catalanes no lo permitamos y lo demostremos con toda la presión necesaria en las calles.

 

En este sentido pues, la única amenaza real que tenemos es que ERC y PDCat acepten “rebajas” (cosa que no podemos permitir).


Si la sociedad sabe estar en su sitio y presiona para que el pacto incluya un Referéndum pactado por una República catalana (como espero), entonces Sánchez sólo podrá elegir entre terminar el proceso con una independencia pactada o tirar por la vía no pactada. Si este último fuera el caso, muy probablemente antes de fin de año la UE deberá provocar una intervención como sufrieron Italia y Grecia no hace demasiado y poner un gobierno técnico que además sería el encargado de resolver el caso catalán. En este caso, Merkel y Macron probablemente harían una propuesta que los catalanes deberíamos aceptar para seguir en la UE o no aceptarla y apostar por otros espacios como la EFTA. Obviamente si esto ocurre, habrá tiempo para negociar con tranquilidad, a pesar del ruido de sables que sin duda aparecerá …

Entretanto, gracias al último movimiento de Llarena, el MHP Puigdemont volverá pronto a Waterloo para poner en marcha el Consejo de la República. Esto pondrá muy nerviosa a España, que presionará aún más, y de hecho también será una señal para la UE (en el sentido de que, si al final la solución no es pactada, tendremos una República a punto diseñada desde Bruselas).

Hace semanas que explico que este verano nos tenemos que coger unas vacaciones reales de proceso porque el balón ya no está en nuestro tejado. Debe ser el Estado y la UE los que decidan si quieren terminar esto a las buenas o a las malas, pero piensen que en Cataluña hay más de 6.800 multinacionales (de hecho cada día más) que están aquí porque somos sin duda uno de los 4 motores europeos (y a nadie le conviene que dejemos de serlo). Si lo tenemos claro y lo hacemos valer, ganaremos; si no, también … pero quizás seguiremos dando más vueltas a la noria …

Hagamos vacaciones, descansemos ahora y arrancamos nuevamente el 11S con mucha más fuerza que nunca. Inundamos las calles con el lema Hacemos la República Catalana, que hemos elegido desde la ANC, dejamos claro a los partidos que no les permitiremos soluciones descafeinadas y demostramos al mundo que estamos dispuestos a defender hasta el final nuestra República!

Joan Canadell
Empresario y co-fundador del Círculo Catalán de Negocios

Please follow and like us:
error

6 thoughts on “Diciembre 2018: la deuda puede marcar el camino”

  1. Els partits estan entre la poltrona i la por. S’han desconectat de la gent que el vota. Hem de canviar la partitocracia per la veu del poble o qui realment ens reoresenti.

  2. Moltes gràcies. Jo tota visió que passa pel tema economic la puc veure amb claretat. Estic convençuda que ho farem a base de calés. Ens costarà dinerd i ja tinc els estalvis per apretar els dies que calgui. Carrer i diners seran sempre nostres. Endavant

  3. me parece bien la propuesta. lo q importa es que seamos libres pq de la manera q vamos es imposible continuar hasta la salud de Catalonia y su pueblo esta en juego.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *